¿Quieres conocer los 6 mejores consejos para cortar el jamón ibérico como un profesional? El jamón ibérico es uno de los regalos más apreciados en los lotes de Navidad. Sin embargo al llegar a casa, muchos no saben como cortarlo o por donde comenzar. Para que disfrutes al máximo de este manjar típico de la gastronomía del país, te dejamos algunos consejos para cortar el jamón como lo hacen los profesionales.

  • 1.- Utilizar las herramientas adecuadas

    Lo recomendable es emplear tres cuchillos diferentes.

    • Usaremos uno ancho y robusto tipo cebollero para retirar la corteza y las partes más duras.
    • Necesitaremos otro de puntilla, pequeño pero resistente para ir marcando la corteza y separar la carne del hueso. Esto facilitará el trabajo del loncheado.
    • Finalmente usaremos el cuchillo jamonero que estrecho, flexible y largo hasta alcanzar los 30cm. Es importante no utilizar ese cuchillo para otra cosa que no sea cortar jamón ibérico, así evitaremos que el filo se estropee.
  • 2.- Temperatura adecuada

    La pieza a cortar debe encontrarse a una temperatura entre los 23 y los 25ºC y lo recomendable es que se almacene en un lugar ventilado, seco o lo más apartado de la humedad posible y fresco.

  • 3.- Colocación en el soporte

    El soporte jamonero es fundamental para un corte profesional. Para elegir un buen jamonero tenemos que fijarnos en dos cosas. La base debe tener apoyos de caucho antideslizante para que el soporte quede bien fijo en la mesa o la superficie donde lo coloquemos. Así, quedará bien adherido y tendremos la estabilidad necesaria para trabajar la pieza con los diferentes cuchillos. Otro punto importante es la fijación y que tenga un tipo de agarre que sea regulable según la altura.

  • 4.- Pelado

    Se comienza pelando la parte de tocino que cubre la pierna y las zonas mohosas que aparecen de forma natural por el proceso de secado. Después realizaremos un corte profundo alrededor de la pieza, cerca de la pezuña y a continuación varios cortes tangenciales en los dos lados. Si se va a consumir poco a poco lo mejor es ir pelando según se necesite, así evitamos que la carne se seque.

  • 5.-Lonchas finas

    Cortar el jamón ibérico consiguiendo lonchas finas, casi transparentes, requiere cierta práctica. Las lonchas deben ser de 5 o 6 y han de abarcar todo el ancho de la pieza. Los profesionales recomiendan que se vayan cortando lonchas de forma combinada de diferentes partes del jamón (punta, babilla y maza). Los cortes tienen que ser paralelos entre unos y otros procurando que la superficie que queda a la vista sea plana y sin estrías. Las lonchas se disponen en un plato en una única capa, un poco solapadas entre ellas. Si vamos a consumir la pieza en varios días, se puede tapar el corte con el tocino que hemos retirado previamente.

  • 6.- Últimas lonchas

    Cortar jamón ibérico cuando se está terminando es más difícil ya que la carne cercana al hueso no se puede cortar en lonchas. Estos trozos irregulares en tiras y más gruesos, son ideales para consumir en tacos o para preparar revueltos, tortillas o croquetas. El propio hueso también se puede aprovechar para cocinar deliciosos caldos.

    El jamón ibérico se disfruta mucho más acompañado de un buen vino con una acidez y una persistencia que mariden con el sabor salado y graso del jamón. En nuestras cestas de Navidad tenemos todo lo que necesitas para obsequiar a los paladares más exigentes.