El día de San Valentín se caracteriza por el intercambio de regalos entre las parejas de enamorados. También por las sorpresas románticas, y por compartir momentos dulces en pareja. Una merienda, una cena o incluso un desayuno compartido para celebrar la fecha. En ellas tienen un papel muy importante los dulces. Tanto los sencillos como los que son un poco más elaborados. A medio camino está la fondue de chocolate. Este postre dulce, en el que todo el protagonismo lo tiene el chocolate, no necesita mucha preparación. Además, hacerla es muy sencillo. Sólo se necesitan, además de unos pocos ingredientes, un recipiente específico para preparar una fondue de chocolate. Y unos pinchos para mojar fruta, pan o bizcocho en ella. Fondue de chocolate: ingredientes y preparación Para preparar una fondue de chocolate se necesita, como es obvio, chocolate como ingrediente básico. Pero no uno cualquiera. Lo más apropiado es utilizar una tableta de chocolate negro especial para postres. Que pese aproximadamente 250 gramos. Hay que derretirlo, por lo que para facilitar el proceso, es recomendable trocearlo. Para derretirlo hay que calentarlo en un cazo. Y mientras se va derritiendo, hay que preparar nata líquida para mezclarla con el chocolate y así suavizarlo. Para la cantidad de chocolate indicada habrá que preparar 150 ml de nata líquida. Cuando el chocolate ya está derretido casi por completo, es el momento de ir añadiéndole la nata. A continuación ir removiendo la mezcla hasta que quede uniforme y sin grumos. Antes de retirar del fuego es el momento de añadir, si se desea, algún complemento. Por ejemplo, un poco de café molido o algo de canela. Se remueve la mezcla hasta que quede bien suave y se echa después en el recipiente de la fondue. Para que el chocolate no se enfríe, es aconsejable haber preparado antes el recipiente. Para ello hay que encender una vela pequeña y ponerla en la parte inferior del recipiente. Así, el ligero calor que desprende mantendrá templada la vasija donde está el chocolate. Paralelamente hay que preparar lo que se quiere mojar en el chocolate, para lo que hay que trocearlo. Esto se debe a que para mojarlo en el chocolate hay que pincharlo previamente con unos pinchos de pequeño tamaño. También porque la finalidad de lo que se moja en el chocolate es poder introducirse en la boca de una vez. Por lo tanto, no debe ser un trozo muy grande. La mayoría de aficionados a la fondue de chocolate suelen comerla con fruta. Especialmente con fresa, kiwi, mandarina, naranja y plátano. Los amantes de los sabores sencillos pueden optar por el pan tostado. Y los más golosos, por trozos de bizcocho. Sólo tienes que elegir el alimento que más te guste con chocolate. Y disfrutar. Kit con todo lo necesario para una fondue de chocolate Si no sabes lo que necesitas para preparar una fondue de chocolate no te preocupes. Puedes encontrar lotes con las herramientas necesarias para prepararla (salvo, claro está, la nata o las frutas para mojar). Como este de Eurolotes, que incluye el recipiente para el chocolate, varias velas pequeñas para mantenerlo caliente, los pinchos para mojar fruta o dulces en chocolate y una tableta. Además, incluye nubes de dulce y pastas para mojar. Si además de esto quieres mojar fruta u otros dulces en la fondue, sólo tienes que preparar lo que más te guste comer bañado en chocolate. Y disfrutar.