San Valentín es una fecha en la que los enamorados aprovechan para hacer regalos a sus amados y amadas para expresarle su amor con un detalle. Porque no es necesario gastar un montón de dinero para hacer un obsequio en San Valentín. Es mejor optar por un pequeño detalle que le vaya a gustar mucho que buscar regalos para San Valentín caros y que no le hagan mucha gracia.

Un buen sistema para no equivocarte es enterarte antes de los gustos de la persona amada. Tanto de sus aficiones como de lo que más le gusta comer o beber. Así podrás quedar estupendamente con un libro, unas entradas para un concierto, o unos dulces. Estos últimos también pueden regalarse como un complemento de otro regalo más caro. Y es algo a los que los más golosos no podrán resistirse.

Regalos para San Valentín: bombones y chocolate

Muy pocos golosos pueden resistirse ante una tableta de chocolate gourmet. Como las dos que lleva este pack, ecológicos, y con sabores goldenberry y rosa andina. Como acompañamiento, una bebida que marida perfectamente con el chocolate: una botella de cava rosado Brut Reserva.

Pero dos tabletas, si quien va a recibir el regalo es muy goloso, pueden saber a poco. Puede que con seis tenga para un poco más de tiempo. Como este paquete, que incluye media docena de tabletas de chocolate ecológico. En total, dos de rosa andina, dos de goldenberry y dos de cedrón. En este caso, acompañados por una botella de cava, unas almendras, un macetero y una planta.

Los aficionados a los dulces suelen adorar el chocolate. Pero también otras delicias azucaradas. Como por ejemplo, las trufas bañadas en chocolate. Son uno de los dulces que acompañan al chocolate en este kit, que también incluye una botella de champagne de alta gama.

Además, el pack contiene un frasco de jalea de pétalos de rosa. Y el chocolate que no falte: una tableta de chocolate ecológico con un toque de sal y otra de rosa andina.

Bombones y fondue, regalos perfectos para los golosos

Además del chocolate en tabletas, los bombones son un clásico entre los regalos de San Valentín. Una caja sola o acompañada por una bebida adecuada es un detalle que nunca falla. Es aconsejable, eso sí, optar por bombones de calidad. No por la típica caja que se puede encontrar en un supermercado. Un regalo de bombones de supermercado, lejos de ser un buen detalle, puede indicar prisa, olvido o desinterés.

En este caso es aconsejable optar por bombones de primeras marcas. Elaborados en lugares famosos por la calidad de su chocolate. Pueden comprarse a granel en una confitería especializada. O bien en una caja de un fabricante de primera calidad. Como la de este lote, un estuche que incluye 24 bombones y que está acompañado por dos botellas de cava. O la de este pack, que además incluye una botella de vino, otra de cava, un frasco de cerabella y un rosal de rosas rojas de pitiminí.

Pero si la persona a la que vas a comprar regalos para San Valentín es muy golosa, lo mejor es comprarle varios dulces. Como los de este lote, que incluye además todo lo necesario para preparar una fondue de chocolate. Y también pastas de té y un frasco de nubes dulces.