Decorar la cesta de Navidad es casi tan importante como elegir los productos que queremos incluir. A través de este regalo, deseamos mostrar gratitud y reconocimiento al empleado, por lo que la presentación dice mucho del mimo que se ha dedicado para confeccionarla. Además, la cesta de Navidad tiene cierto simbolismo de abundancia, y los colores, los brillos, los lazos o el espumillón contribuyen a darle este toque de exuberancia y alegría que se quiere transmitir.

La cesta de Navidad y el aguinaldo

El aguinaldo es una tradición muy propia de la Navidad, aunque era más popular hace unas décadas. Hoy día sigue presente en pequeños pueblos y zonas rurales y en las ciudades a evolucionado de forma distinta. Esta costumbre consistía en que los jóvenes y los niños del pueblo iban de casa en casa cantando villancicos a cambio de un aguinaldo que solía estar compuesto de dulces típicos como turrón, mantecados, polvorones o mazapanes.

Las cestas de Navidad actuales, están relacionadas con esta tradición del aguinaldo, y se han convertido en una costumbre de nuestros días, aunque enfocada en el sector de la empresa. Las corporaciones suelen obsequiar con una a los empleados y a los mejores clientes incluyendo algunos productos delicatesen. Parte del contenido de la cesta suelen incluirse en las cenas y comidas propias de estas fechas ya que forman parte de la gastronomía típica navideña.

Pero, ¿cómo decorar la cesta de Navidad para que cause una grata impresión aún antes de saber lo que contiene?

Cómo decorar la cesta de Navidad

En primer lugar hay que elegir la propia cesta. Debe ser resistente y adaptarse en tamaño al tipo de productos que vayamos a incluir. Es conveniente que sea alta para poder introducir botellas en posición vertical. También que disponga de un asa o dos, para mayor comodidad.

Para decorar la cesta de Navidad comenzaremos colocando un bonito lazo en el asa, o asas si tiene dos. También se puede rodear por completo el asa con una cinta y colocar en un extremo alguna planta típica de Navidad como muérdago o flor de pascua.

La parte interior de la cesta se puede decorar con paja o espumillón y de esta manera, conseguiremos darle mayor estabilidad a los objetos que pongamos dentro. Los productos frágiles como las botellas o los tarros de cristal, se pueden envolver de forma individual con papel celofán y cerrarlo con un lazo.

Para finalizar, se puede envolver la cesta completa con más papel celofán y sellar con un lazo o una tarjeta personalizada. Los colores más representativos de la Navidad, son el rojo, el verde, el plateado y el dorado. La parte más difícil es quizá, distribuir los productos de forma armoniosa y equilibrada procurando que todos estén visibles y se pueda saber de que se trata cada paquete sin necesidad de retirar otros productos.

En Eurolotes puedes encontrar cestas perfectamente decoradas y listas para entregar, pero también tienes lotes de Navidad con los mejores productos con los que puedes personalizar una cesta a tu gusto.