Hay quien piensa que regalar cestas de navidad a los trabajadores es un gasto inútil. Que con ello sólo se perjudican las cuentas de la empresa. Pero no es así. Apostar por regalar cestas navideñas a tus trabajadores aportará numerosos beneficios a la empresa. En principio, no parecen evidentes. Puede que tampoco sean inmediatos. Pero son más de lo que piensas, tanto a nivel económico como a nivel humano.

Regalar cestas navideñas: un detalle apreciado por los empleados

Cuando llega la navidad, los trabajadores de muchas empresas esperan recibir un pequeño detalle por parte de la compañía. Hasta hace no demasiado, muchas empresas celebraban fiestas de navidad y daban una cesta o un lote navideño a sus trabajadores.

La crisis hizo desaparecer muchas fiestas, pero las cestas perduran. Y con la mejora de la situación económica, en muchos casos también han mejorado sus contenidos y calidad. Los empleados agradecen este detalle, y también el esfuerzo que supone para los empresarios. Además, refuerza su vínculo con la empresa.

Está demostrado que con este tipo de obsequios se sienten más valorados y motivados. Por lo tanto, trabajarán con mejor disposición y humor, y mejorará su rendimiento. En muchos casos también se relaja la relación entre los empleados y los jefes, dado que un regalo es una buena ocasión para hablar de temas casuales. Como consecuencia, mejorará la comunicación.

También facilita la comunicación entre los compañeros, puesto que como no todos los años se suele regalar la misma cesta, en las semanas previas al regalo suelen proliferar las conversaciones en tono distendido sobre la cesta, intentando adivinar lo que llevará.

Beneficios económicos de regalar cestas navideñas

Aunque no lo creas, regalas cestas navideñas puede aportar beneficios a las empresas. Además, de un aumento tangible de la productividad en las semanas posteriores a la entrega, el regalo de cestas puede llevar aparejadas diversas ventajas fiscales. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en determinados casos, no en todos, regalar cestas navideñas es un gasto deducible para la empresa.

Las cestas que regala una empresa a sus empleados, siempre que forme parte de sus usos y costumbres, podrán deducirse del Impuesto de Sociedades. Esto quiere decir que el primer año que se entreguen las cestas no se podrá deducir. Pero que a partir del segundo o del tercer año, sí puede deducirse. Entonces ya podrá probarse que se ha convertido en una costumbre. Para ello sólo necesita presentar las facturas del año o años anteriores.

Por otro lado, para que la empresa pueda deducirse el valor de las cestas no es necesario que el hecho de regalar cestas navideñas a los empleados figure en el convenio colectivo. Tampoco en cualquier otro convenio o pacto particular de la compañía. De esta manera, las cestas pasarán a considerarse pagos en especie.

Además, si la cesta de navidad que se regala lleva el logotipo de la empresa y el valor de su contenido no supera los 90,15 euros, la compañía también se puede deducir su IVA. Esto se debe a que entonces se considerará como un objeto publicitario de la compañía.