Una de las imágenes más populares de la Navidad es la figura de Santa Claus. Se trata de una figura "encargada" de traer regalos a los niños ( y no tan niños) en Navidad. Identificarlo es sencillo: barba blanca, barriga pronunciada y un traje rojo y blanco. Hasta los más pequeños tienen claro de quién se trata a simple vista: el traje de Santa Claus es de color rojo.

Desde hace muchas décadas, Santa Claus viste con un traje de chaqueta y pantalón de dicho color. Pero no siempre ha sido así. En sus orígenes, vestía de varios tonos. Sobre todo, de verde. Pero también de azul, y por supuesto, de rojo. ¿Cómo se llegó desde entonces a que el traje de Santa Claus sea de color rojo siempre?

El traje de Santa Claus es de color rojo

Las representaciones de Papá Noel, que es en realidad una imagen de San Nicolás de Bari, que fue elegido como personaje para repartir regalos a los niños, muestran muchos colores en su ropa. Y ya hay algunas representaciones de él vestido de rojo en ilustraciones de principios del siglo XX.

Pero su iconografía no estaba estandarizada, y su traje era de distintos colores. Hasta que Coca Cola lo incorporó a sus anuncios en la década de los años 30. Concretamente, en 1931. Y con un traje rojo.

Coca cola popularizó su traje rojo

Muchos creen, erróneamente, que la figura de Santa Claus llegó cuando comenzó a aparecer en los anuncios de Coca Cola. Pero no fue así. Lo único que sucedió es que desde entonces, dado que los anuncios de esta bebida son tan populares, el traje de Santa Claus es de color rojo en la mente de los habitantes de multitud de países del mundo. Entre ellos, en España.

En 1931, la agencia de publicidad que llevaba la cuenta de publicidad de Coca Cola encargó a un dibujante, Haddon Sundblom, la creación de un personaje que representase el espíritu navideño. Sundblom se inspiró en un poema sobre San Nicolás, y el resultado fue, con más o menos cambios, el Santa Claus que todos conocemos hoy.

Este dibujante estuvo dibujando ininterrumpidamente todos los años a Santa Claus para las campañas publicitarias navideñas de Coca Cola hasta 1964. Como modelo tomó a uno de sus amigos, un vendedor jubilado llamado Lou Prentiss. Este hombre, vestido con el popular traje rojo, estuvo posando para el dibujante durante varios años. Hasta que falleció. Entonces, Sundblom comenzó a dibujar a Santa Claus inspirándose en él mismo. Para ello utilizaba un espejo, y dibujaba a partir de su imagen reflejada en él.

Cuando Sundblom murió, en Coca Cola siguieron creando más dibujos de Santa Claus cada año. Prácticamente todos inspirados en su trabajo. Y cuando llegó la televisión, todos los anuncios con este popular personaje navideño tenían ya siempre la misma tónica en su indumentaria. Lo mismo sucede, ya en el siglo XXI, con las promociones navideñas en páginas web como la de Eurolotes. Porque gracias a Coca Cola y a Sundblom, el traje de Santa Claus es rojo.