Las cestas navideñas han evolucionado bastante desde que comenzaron a entregarse hacia mediados del siglo pasado. Desde entonces, los productos que forman parte de ella han ido variando para adaptarse a los gustos y las necesidades de los que lo reciben, como ha sucedido en Eurolotes. Pero hay varios productos para la cesta de Navidad que siempre están presentes en ellas. Incluso en las más económicas.

Son productos bastante diversos, pero todos tienen algo en común: son tan navideños como el árbol y el belén. Y por tanto, tienen que estar en cualquier cesta.

Turrones, los productos de la cesta de Navidad que no pueden faltar

Los turrones son quizá los productos para la cesta de Navidad más habituales en las cestas. Y es que no hay cesta navideña que se precie que no lleve al menos un par de barras de turrón. Generalmente una barra de turrón duro y otra de blando. En algunos casos los hay de otras variedades. Sobre todo, de chocolate, una de las más populares.

Pero como todo, los turrones también se adaptan a los tiempos y a las necesidades de la gente. Por ejemplo, la fabricación de turrones sin azúcar, relativamente reciente, ha hecho que las personas con problemas asociados a los niveles de azúcar, o los que están siguiendo algún tipo de régimen, puedan disfrutar del turrón.

Los turrones no son los únicos dulces presentes en las cestas. También suelen incluir otros. Por ejemplo, mazapán, otro dulce típicamente navideño. O un surtido de galletas. Y ya, en las cestas de presupuesto más elevado, unas frutas en almíbar. O dátiles.

Embutidos: ibéricos o no, siempre en la cesta navideña

Además de los dulces, entre los productos para la cesta de Navidad no pueden faltar varios entrantes. Entre ellos, los embutidos. Pueden ser o no ibéricos, pero siempre ocupan un lugar destacado en la cesta. Generalmente no son loncheados, sino barras de embutido completas.

Como mínimo, suelen llevar un chorizo y un salchichón. Y las de gama más alta incluyen un lomo y una paleta o un jamón. Además, los embutidos suelen ir acompañados por un queso manchego. Y por otros aperitivos, como aceitunas o bonito del norte.

Vinos y licores

La época navideña es un periodo en el que hay celebraciones por doquier. Y generalmente, en las celebraciones corre el vino, y también los licores y los espumosos. Por eso, los vinos, el champán y algunos licores suelen estar siempre presentes entre los productos para la cesta de Navidad.

Generalmente, las cestas de Navidad suelen incluir, como mínimo, una botella de vino tinto, que puede ser o bien de crianza o de reserva, y otra de vino blanco. Fundamentalmente, para tomar en las cenas y comidas familiares. Y también una o dos botellas de champán o cava. Con ellas, los comensales y asistentes a las celebraciones pueden o bien degustar el postre o brindar con amigos y familiares.

Además de estas bebidas, las cestas de navidad suelen incluir varios licores, así como alguna que otra botella de whisky o de coñac.