Regalar cestas de navidad para empresas tiene numerosos beneficios. Tanto para sus empleados como para sus clientes. Y también para la propia empresa, ya que su adquisición comporta beneficios económicos, pues puedes conseguir cestas muy económicas. Puede que en principio no sean tan evidentes como parece, pero sus beneficios son muy variados.

Muchos esperan recibir una cesta llena de viandas, aunque en el fondo, lo que se agradece es el detalle. Hasta hace poco era habitual enviar grandes cestas a los clientes y obsequiar a empleados con lotes y cestas también bastante generosos. En la actualidad, las que se regalan no suelen ser tan opulentas como antes, pero siguen siendo muy bien recibidas.

Cestas de navidad para empresas, regalo para clientes y trabajadores

Regalar cestas de navidad a clientes y empleados es uno de los gestos más apreciados por ellos. Saben el esfuerzo que para no pocos empresarios suponen las cestas de navidad para empresas. En el caso de los trabajadores, tiene un efecto positivo en el vínculo que tienen con la compañía. Y en el de los clientes, estrecha los lazos que tiene con ella.

Los clientes se sienten muy valorados y apreciados. Incluso de una manera que va más allá de lo profesional. Y los empleados que las reciben, mucho más motivados para desempeñar su labor.

Regalar cestas de navidad también tiene ventajas económicas

Además de estrechar lazos con clientes y empleados, regalar cestas navideñas puede aportar beneficios económicos a la empresa. Esto se debe a que este tipo de regalos tiene ventajas fiscales. En determinados casos, regalar cestas de navidad es un gasto que las empresas se pueden deducir. Eso sí, como hemos comentado, no es así en todos los casos. Para que sea así hay que tener determinados aspectos en cuenta.

Si la empresa acostumbra a regalar cestas a sus trabajadores y clientes, es decir, es parte de sus usos y costumbres, se pueden deducir del Impuesto de Sociedades. Por tanto, el primer año que se regalen no se pueden deducir. Es a partir del segundo cuando puede deducirse, porque se puede probar que es una costumbre. Para ello es muy importante que se guarden las facturas de la compra de las cestas de navidad para empresas del primer año, o de los sucesivos.

En el caso de que el hecho de regalar cestas navideñas se vaya a dar exclusivamente hacia los empleados, no es necesario que su obsequio figure en el convenio colectivo. Tampoco hay necesidad de que figure en otro acuerdo adicional, ni en pactos concretos. Así, las cestas se consideran pagos en especie.

También hay que tener en cuenta que si la cesta de navidad que se regala a clientes y trabajadores lleva el logotipo de la empresa y, además de esto, el valor de su contenido no supera los 90,15€, también se puede deducir su IVA. Esta deducción será posible porque en ese caso se considera que cada cesta que se entrega como un regalo es un objeto de publicidad de la empresa que la entrega.

Estas ventajas hacen que regalar una cesta de navidad pueda aportar, además de alegría y buen humor a clientes y empleados, ventajas económicas a la empresa que las compra como obsequio.