Para hacer regalos a tus trabajadores no tienes que esperar a Navidad. Puedes hacerlos en cualquier otro momento del año. Por ejemplo, en su cumpleaños. O también cuando un departamento logre cumplir un objetivo importante. Basta con un detalle para que se sientan queridos, apreciados y valorados. Por ejemplo, unos regalos gourmet para cuidar su paladar.

También puedes aprovechar para obsequiarles con todo lo necesario para prepararse una buena copa. Incluso un cocktail o un vermut. Sólo o acompañado por unos exquisitos bocados dulces o salados. Pero no te preocupes, porque no es necesario que des mil vueltas por internet o por las tiendas gourmet que tengas más a mano. Basta con encargar los regalos a una empresa especializada, como Eurolotes.

Regalos gourmet: una recompensa para el paladar

Los regalos gourmet con los que puedes obsequiar a tus empleados son bastante variados. Desde aceites especiales a embutidos ibéricos de primera calidad o chocolates exóticos. En cualquier caso, es aconsejable que el regalo no sea algo desangelado, y vaya más allá de un queso manchego en una bolsa de plástico. Es mejor regalar un pack preparado con cierto gusto y con varias viandas.

Los paquetes de regalos gourmet temáticos son muy apreciados como regalo. Por ejemplo, los que cuentan con alimentos y bebidas para comer de aperitivo.  O un kit con todo lo necesario para preparar y disfrutar del sushi. También para ir de picnic e incluso para preparar una barbacoa.

Aparte de estos regalos temáticos, los regalos gourmet suelen consistir en cestas con una selección de embutidos, quesos y dulces. Incluso con conservas de marisco selecto. Estos pueden ir solos o combinados, para disfrutar tanto de bocados salados como dulces. Sobre todo, con chocolate o bombones. Y también, por qué no una selección de aceites y vinagres gourmet para dar un toque de nivel a todo tipo de platos.

Copas gourmet, también para regalar

Los regalos gourmet con los que obsequiar a tus trabajadores y dejarles encantados no sólo tienen que consistir en comida. También pueden ser bebidas de alta calidad. Vinos y cavas o licores, por ejemplo. Botellas solas o acompañadas por todo o necesario para preparar combinados. Por ejemplo, Gin tonics. Incluso con algo de picar, como queso, que marida perfectamente con vino.

No obstante, antes de hacer regalos gourmet a tus empleados conviene enterarse de qué puede gustarles más. O de si tienen alguna incompatibilidad alimentaria. Ya sea porque hay algún alimento que no les sienta bien o al que tienen alergia, o por motivos religiosos o culturales. En esos casos, conviene afinar con el regalo para que no contenga productos de los que no puedan disfrutar.

Esto no supone ningún problema para regalar productos gourmet, porque siempre habrá alguno por el que sientan especial predilección y que podrán disfrutar sin problemas. En cualquier caso, si te decides por un pack de regalos gourmet para tus empleados como reconocimiento a su labor o como un detalle por un acontecimiento especial, seguro que les causas una impresión muy buena.